lunes, 19 de abril de 2010

Primero el huevo o la gallina?....

¿De quien es la culpa que el patrón de belleza de la mujer adulta, esté basado en un mundo irreal? ¿Del mercado de la moda o de la mujer que compra?



De pequeñas fue la famosa muñeca Barbie(surgió el 9 de marzo de 1959,representando una mujer de 20 años,previamente era un juguete de sexshop para adultos) quien nos quemó la cabeza a varias generaciones, con la figura perfecta.Ese era el cuerpo ideal con que todas jugábamos inocentemente y nos imaginábamos cuando fuéramos adultas...
Crecimos con el ideal de ser alta, con una cintura de avispa, piernas largas y finas,cabello largo y abundante, cara de rasgos suaves y nariz respingada...
Pero la realidad era otra, y fue tal el impacto emocional en el mundo femenino adolescente, que aumentó la cantidad de pacientes con trastornos alimentarios(bulimia, anorexia...) por lo que fue objeto de estudio de los científicos. Quienes descubrieron, que es imposible que exista una mujer sana, con esas proporciones...
Si Barbie fuera real mediría cerca de 1,90, pesaría 46 kilos y tendría unas medidas de busto, cintura y cadera de 95-45-82 respectivamente, algo verdaderamente alarmante e indicador de poca salud.
Así fue que muchas de nosotras, sin saberlo, nos torturamos por décadas para entrar en aquel patrón de mujer, que se instaló en el inconsciente colectivo desde niñas.

Por otra parte la necesidad económica y de expresarse, empujaron a la mujer a trabajar fuera de su casa...y a reclamar los mismos derechos que el hombre...
La mujer salió del closet, y demostró que puede estar a la altura de las circunstancias igual que un varón...pues existía el prejuicio que no se puede tener la dulzura de una madre, para competir laboralmente a la misma altura de un macho rudo...
Y así con el paso de los años, la mujer se calzó los pantalones que hasta ese momento eran de uso exclusivo del hombre...
La imágen femenina fue adquiriendo lentamente un aspecto mas andrógino. Se suavizaron sus curvas pues el rol de procreación quedó relegado a un segundo plano. Su presentación dejó de ser absolutamente desde la sensualidad y pasividad, sino desde la productividad.

El mercado laboral, solo conoce de resultados: si un empleado rinde o no... Requiere de una Energía Inagotable...y el prejuicio es que quienes la poseen son los jóvenes...
La vejez es sinónimo de letargo, decadencia y decrepitud...
La mujer que creció y maduró en este modelo competitivo, tanto a nivel laboral como afectivo, donde las personas son descartables y la imagen lo es todo, permanentemente tiene que demostrar perfección...sino puede ser excluída y reemplazada...

Pero éste estilo de mujer occidental, está dispuesta a todo por conservar ese mundo que tanto le ha costado conquistar...tiene terror a quedar fuera de circuito, y ahora que ya igualó al hombre, compite con otras mujeres incluso mas jóvenes...
El perfil que se está desarrollando, es detener el tiempo cual muñeca Barbie...como sea: pasando por un quirófano, (haciéndose lifting,liposucción,lolas turgentes...)asistiendo a un centro de estética(poniéndose botox,colágeno,extensiones de cabello, eliminando celulitis, estrías...) haciendo cuanta dieta y gim novedosa aparece, comprándose ropa de moda juvenil...

Una "Lolita" es una chica flaca, sin arrugas, desprejuiciada, sin problemas, ganadora,con una energía arrolladora...
La economía se mueve en torno a oferta y demanda. Por lo que los desfiles y las revistas muestran "modelos adolescentes", tal como las adultas quieren verse y consumen todo lo que las ayude a parecerlo...

3 comentarios:

ANGELICA dijo...

estoy de 31... me dicen pareces de menos !!! cuando tenía 16 me decían que parecía de más.... y yo me sentía enorme... más mujer y mas bella ¿quien nos entiende? de jovenes queremos crecer, de crecidas queremos detener el tiempo... pero yo creo que la edad a pesar de verse reflejada en la imagen... la edad debe llevarse en el corazón... lo importante es la juventud del corazón... puede ser que no me vea tan bien.. pero me sienta de maravilla, el autoestima que tengamos por nosotros mismos juega un papel importante, hay que aceptarnos como somos, porque tenemos derecho a ser como somos.

Besos Chipi y gracias por pasar por mi blog.

Noe dijo...

Chipi: Qué buen análisis! Qué buen llamado a reflexionar...
Hay un autor que se llama Robert Bly, que dice que la mujer perfecta que se promulga en publicidades y modelitos, está idealizada, y es portadora de lo que los hombres quieren ver en ella. Esta mujer puede creer que esto le da poder, pero en realidad no es así, pues ese poder no es real. Y relaciona esto con la imagen de Marilyn Monroe, que asumió ese "poder" irreal de ser la mujer perfecta, y cuando notó eso, se mató. Porque cre que se dio cuenta de la irrealidad de lo que representaba.
Creo que el deseo depositado en las mujeres, cargado con múltiples exigencias (no somos tan inocentes de que esto haya sucedido) hace que cada vez seamos menos mujeres, y más respondedoras a lo que el medio quiere de nosotras.
¿Qué pasa cuando nos damos cuenta de que irremediablemente somos esas personas reales que s elevantan todos los días, que se parecen más a Fiona de Shreck que a Jésica Cirio? Una de dos: O bien intentamos cada vez más parecernos a la chica de trasero prominente y cerebro deprimido, y nos provoca tristeza no lograrlo, o bien asumimos que esto que somos nos hace reales, nos hace problemáticos, nos hace existir.
Benditas sean las arrugas, los kilos, los rollos, que nos alejan de las imagenes irreales, de las vedettes y de las modelos, y nos acercan a ser mujeres de verdad, que tienen bellezas e imperfecciones, límites y capacidades.
Un beso grande!!!!

...:::El artesano :::... dijo...

increible critica... la pregunta es ¿por que aparentar otra cosa que no es?.... un fenomeno de mi pais es que todos quieren ser adolescentes, inclusive los adultos mayores, todos siguen modas juveniles!!


un saludo gran blog!